¿Son indemnizables las lesiones laborales de espalda y cuello?

Actualmente, un gran número de trabajadores en los Estados Unidos sufre, o ha sufrido de lesiones de cuello y espalda como producto directo de su actividad laboral o un incidente sufrido durante la misma.

Caídas, resbalones, posiciones inadecuadas durante el trabajo, levantar objetos pesados constantemente, trabajar en espacios pequeños durante mucho tiempo, entre otros, influencian de manera importante la aparición de este tipo de padecimientos.

Los dolores de espalda y cuello pueden resultar ser muy molestos para la persona que los sufre, además de que pueden ser la causa de otros problemas persistentes tales como dolor de cabeza, mareos y problemas en el control de la vejiga.

Normalmente este tipo de lesiones se desarrollan lentamente. Estos padecimientos son costosos, tanto económica como emocionalmente, debido al sufrimiento que se genera en la víctima y a los gastos médicos que supone un tratamiento con un especialista.

Afortunadamente, las enfermedades y padecimientos crónicos causados por la actividad laboral pueden ser efectivamente compensados mediante una indemnización por accidente de trabajo.

Tipos de tratamientos para estas lesiones

Los tratamientos pueden variar según la lesión en específico que se padezca. Luego del diagnóstico, en muchos casos el uso de una férula o collarín es indispensable para la recuperación, acompañado de algunos días de reposo.

En muchos otros casos, como cuando se presentan hernias discales, el tratamiento puede consistir en el uso de anti-inflamatorios y diferentes fármacos que permitan reducir el dolor en el área. Sin embargo, si se trata de un caso grave y problemático, las cirugías son necesarias para solventar la molestia.

Muchos de los tratamientos para las lesiones de espalda y cuello suelen ser costosos, especialmente aquellos que requieren de cirugía. Además, luego de esta es importante destacar que un periodo de reposo debe de ser acatado.

¿Cómo puedo obtener una indemnización?

Si se le ha diagnosticado cualquier tipo de dolor crónico o enfermedad en la espalda o cuello, que pudiera relacionarse directamente con la actividad laboral que realiza, entonces es posible solicitar una compensación al trabajador.

Este tipo de indemnizaciones trata de cubrir todos aquellos gastos médicos y salarios perdidos los cuales hayan podido afectar económicamente a la víctima. Una compensación al trabajador, permite costear consultas médicas, tratamientos, hospitalización y cirugía, así como aquellos salarios perdidos durante un reposo.

Una indemnización puede solicitarse mediante un procedimiento legal en el cual debe de demostrarse que los daños físicos en la victima fueron productos directos de alguna actividad realizada durante su trabajo, como por ejemplo, movimientos rutinarios o levantar constantemente objetos pesados.

En estos casos, el diagnóstico y todo el procedimiento legal, son llevados a cabo en primer lugar por un doctor, quien determinará que daños ha sufrido la víctima, y en segundo lugar, por un abogado especializado el cual es capaz de estudiar el caso para determinar cuál es el monto adecuado por el cual se desee solicitar la compensación.

Leave a Reply